Mantén un poco de agua limpia en tu botiquín de primeros auxilios

Un elemento importante para la limpieza de las lesiones es el agua y por lo tanto indispensable para tu propio botiquín de primeros auxilios. Mantén siempre una reserva de agua en tu botiquín, que puede ser corriente, salada, destilada e incluso hervida. El agua es necesario acompañar al jabón en la limpieza de heridas o de implementos médicos, eliminando los restos de la sustancia jabonosa y arrastrando consigo todos los gérmenes y bacterias.

El agua común y corriente por sí sola no tiene evidencia que apunte a que cause algún efecto sobre las infecciones. El agua adecuada para usar como agente limpiador es el agua potable mientras sea de alta calidad, el agua estéril o el agua salada. Aun así, suele recomendarse hervir un poco de agua para emplearla en la esterilización del equipo médico predestinados para la curación, como lo son las pinzas, que también deberían encontrarse en el botiquín de primeros auxilios.

Para evitar que las bacterias restantes se apoderen de la zona afectada o del implemento luego de su limpieza con agua y jabón, lo más recomendable es aplicar alguna sustancia antiséptica luego, como el alcohol o el agua oxigenada.

El agua y sus múltiples usos

El agua además de servir para la limpieza de heridas e implementos médicos, es necesaria para diluir otros complementos del botiquín de primeros auxilios como los sobres de suero oral, también conocidos como sales de rehidratación oral, así como acompañante para tomar los diversos fármacos de vía oral, como las pastillas, capsulas y tabletas.

No podemos olvidar que el agua fresca es muy útil para aplicar sobre quemaduras y bajar la temperatura de la piel evitando que los efectos sean más fuertes, y al mismo tiempo limpiando la zona un poco.

El agua tiene un efecto positivo en los pacientes con cálculos renales, ya que necesitan tomar suficiente agua para que ayude en la liberación de toxinas a través de la orina. Asimismo, el cuerpo al estar compuesto mayormente de agua, sufre una descompensación o deshidratación con la falta de agua.

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *