Alfileres de ganchos, complemento para tu botiquín

Los alfileres de gancho, también conocidos como alfileres de seguridad, gacilla, gancho nodriza, imperdible y en algunas localizaciones incluso se conoce como arpita son útiles en muchas ocasiones en las que utilizas otros elementos de tu botiquín de primeros auxilios, por ejemplo, te ayudan al proporcionar soporte para las vendas que se colocaran en caso de querer cubrir alguna herida, incluso si esta se encuentra sangrando porque así se trata de detener, asimismo, dependiendo su tamaño puede utilizarse para sostener cabestrillos y en otros casos puede utilizarse para el sostén de férulas, las cuales se utilizan en presencia de facturas o luego de ciertas cirugías, ya que se busca inmovilizar partes del cuerpo o mantener una posición adecuada para la recuperación de ciertas zonas del cuerpo.

Ventajas del alfiler de gancho

Poseer un alfiler de gancho en tu botiquín de primeros auxilios sería de gran ayuda en cualquiera de estos casos. Los alfileres de gancho tienen un extremo con forma de gancho en donde se oculta la punta, para evitar que el alfiler se abra y deje de ejercer la función en la que se encontraban, además de esto, también posee esto para prevenir posibles heridas en la piel originadas por el filo de la punta, que pueden agravar incluso posibles heridas presentes previamente si por ejemplo se está utilizando para sujetar una venda. Este alfiler generalmente es fabricado con acero o latón, esperando que sea de gran resistencia y puedes adquirirlo en cualquier tienda o supermercado de diferentes tamaños, sin olvidar limpiarlo bien para añadirlo a tu botiquín. Estos alfileres fuera del contexto médico, suelen utilizarse para unir objetos finos como hojas de papel, algún distintivo o para unir trozos de tela en la ropa que no necesitan urgentemente una costura o no son permanentes.

Al utilizarse en vendas, primero debes colocarte la venda siguiendo un procedimiento adecuado en donde primero debes colocarte en la posición correcta estirando y relajando la extremidad en la que se colocara, luego comenzaras a enrollar la venda cubriendo toda la articulación y ajustándola para posteriormente asegurar el extremo con un sujetador, en este caso, algún alfiler de gancho.

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *